Otto Krause: Los 125 años de la primera Escuela Industrial y el increíble museo que alberga su edificio

Compartir:

  • 08 minutos de lectura

El 10 de julio, el día que Otto Krause cumplía años, fue la fecha elegida por los apasionados krauseanos para conmemorar paralelamente el 125 aniversario de la primera escuela técnica de la Argentina, ubicada en su fabuloso complejo edilicio del barrio porteño de Montserrat, toda una manzana con el frente sobre Avenida Paseo Colón 650 –adornada de enormes plátanos– y rodeado por las calles Chile, Azopardo y México.

Avenida Paseo Colón 650. Enormes plátanos son la antesala de una institución educativa líder en el país.Hugo Mouján

Aquí se cumple con cerca de 2.000 estudiantes el gran objetivo de Otto: formar técnicos, profesionales intermedios entre un operario y un ingeniero con la capacitación idónea para coordinar y ejecutar proyectos o resolver problemas con eficiencia. Simplificando, podría equipararse con una formación terciaria. Por eso, cada año se festeja el “día krauseano” con una ceremonia y actividades.

¿Pero quién fue Otto? En un país forjado por la inmigración es natural suponer que el nombre de la Escuela Técnica N°1 Otto Krause es por un inmigrante, pero no. Fue un ingeniero y pedagogo argentino, nacido en el entonces poblado de Chivilcoy, provincia de Buenos Aires, el 10 de julio de 1856.

Retrato de Otto KrauseGentileza ET Otto Krause

Sí fue el hijo de un sobresaliente inmigrante prusiano, Carl August Krause, quien se radicó en los pagos chivilcoyanos en tiempos riesgosos puesto que las huestes del cacique Calfucurá amenazaban a las poblaciones y se cometían saqueos. Llegó en 1852 con su esposa Leopoldina Paschasius e instaló una herrería para fabricar carruajes de tracción a sangre. Fue un colono ilustre, políglota, inteligente, con ilustración humanística (era doctor en teología y filosofía) y licenciado en tecnología… lo que más influyó en su segundo hijo, Otto. La primera fue Elisa y los restantes hermanos fueron Julio (vinculado al descubrimiento de petróleo y a las primeras perforaciones en la Patagonia) y los mellizos Domingo y Faustino. Carl les puso los nombres de su querido amigo Sarmiento.

La escuela ocupa toda una manzana.Gentileza ET Otto Krause

En 1870, la familia se mudó a Buenos Aires. Otto hizo el secundario en el Colegio Nacional de Buenos Aires, luego se graduó como ingeniero civil por la Facultad de Ciencias Exactas y, ya en 1909, fue designado director de Enseñanza Industrial de la Nación. Su gestión creó escuelas industriales en Rosario, Santa Fe, La Plata, 25 de Mayo y, lógicamente –la tierra tira– una en Chivilcoy.

Luego fue el primer rector del Departamento Industrial de la Nación como un anexo de la Escuela de Comercio (hoy, el Carlos Pellegrini) y finalmente, el 17 de marzo de 1899, se funda y conduce la Escuela Industrial de la Nación, inspirada en los modelos de los institutos politécnicos europeos y estadounidenses. Estirpe que dio lugar a institutos semejantes en todo el país y, más tarde, a la acreditada Universidad Tecnológica Nacional (la UTN).

Aún puede leerse en el frente el nombre original de Escuela Industrial.Hugo Mouján

Tan reconocido y considerado en la sociedad de entonces, motivó que la popular revista Caras y Caretas publicara en febrero de 1905 una caricatura de Otto Krause realizada por el célebre artista gallego Cao (José María Cao Luaces, quien emigró a nuestro país en 1886).

Caricatura de Otto Krause publicada en Caras y Caretas.Ilustración: Cao

La arquitectura al servicio de la teoría y la práctica

Declarado Bien de Interés Histórico Nacional, el 24 de mayo de 1909 se inauguró el edificio actual y el equipamiento inicial de los talleres y laboratorios se completó en 1911. Se erigió sobre un terreno baldío y las aulas contemplaron las primeras especialidades: mecánica, química y construcciones. Luego se agregó electricidad y más tarde otras orientaciones de acuerdo a los avances tecnológicos.

Alumnos en una clase de cerámica.Hugo Mouján

En la visita de LUGARES fueron esenciales quienes ejercieron de apasionados “guías de turismo”: Jorge Michieletto, encargado del Museo Tecnológico Eduardo Latzina, y la profesora Paola Galussio. Explicaron que “uno de los bloques edilicios está destinado a las materias teóricas y el segundo pabellón a talleres, con techo a dos aguas, estructura de perfiles de hierro y ladrillos a la vista. En el medio tenemos esta calle peatonal, ‘La Floridita’ le decimos, desde donde se ven las dos altas construcciones que se avistan desde lejos: una redonda chimenea ladrillera y una cuadrada torre de enfriamiento”.

También se destaca el mástil del patio de recreo y actos, que fue ejecutado en hormigón armado por los alumnos. En los patios o galerías atraen un sobre relieve del notable escultor Luis Perlotti ensalzando la gesta de San Martín, un busto de Manuel Belgrano del mismo autor y un mural de azulejos con una escena portuaria de La Boca realizado en 1939 por Benito Quinquela Martín.

Torre de enfriamiento en uno de los patios.Gentileza Museo Tecnológico Eduardo Latzina

Además, y de manera muy encumbrada, son espectaculares dos ámbitos del complejo. Como lo refiere la declaración del Senado Nacional: “La biblioteca Ing. Eduardo Latzina, una de las más importantes bibliotecas técnicas y científicas de Argentina, funciona en el edificio desde la creación misma de la Escuela, al igual que el Museo Tecnológico, que ocupa 1.200 m2 distribuidos en tres plantas”. (Latzina fue el sucesor de Krause y gestor de muchos progresos educativos e históricos de la institución.)

Antigua imagen de la escuela Otto Krause.Gentileza ET Otto Krause

Los planes de estudios de seis años están divididos en primer ciclo común y el segundo lo elige el alumno de acuerdo a las especialidades: mecánica, construcciones, química, eléctrica, electrónica y computación.

Eduardo Cervellini, del área del Museo Tecnológico, dijo “todos” al ser preguntado por cuál era el sector top. Instado a decir uno, no dudó y ahí fuimos. Inevitable que los ojos se abran como emoticón de whatsapp cuando se ingresa al entrepiso donde están las fantásticas recreaciones de inventos de Leonardo da Vinci, incluyendo su imagen en un gran friso. Una máquina para levantar columnas, un puente giratorio, el espiral aéreo, el singular bote a paletas, ilustraciones de estudios, un torno, un mortero de 33 cañones que rotan a medida que se cargan… implementos realizados en Milán en 1939 y obsequiados por Italia.

Una de las maquinarias ideadas por Da Vinci que puede apreciarse en el Museo.Hugo Mouján

Hay una gran cantidad de piezas, vitrinas y escaparates con máquinas, equipos e instrumentos de todo tipo… Y entre ellos un fonógrafo y cilindros enviados por Thomas Alva Edison con grabaciones de su voz saludando a la escuela en agradecimiento por la compra de una muestra de luminotecnia. Vínculo fruto de que Jorge Newbery –pionero de la aviación, ingeniero eléctrico y docente del Krause– había estudiado con Edison.

El fonógrafo donado por Edison, una de las piezas más valiosas del museo.Hugo Mouján

En otro entrepiso, entre maquinaria vitivinícola, máquinas a vapor, equipos varios, calderas y herramientas hay una espléndida colección de tres paneles de cuchillería de excelencia, de Sheffield, donada por el Príncipe de Gales en 1925.

Admirable también el hermoso portón de hierro forjado, sin soldaduras, con la técnica de hierro caldeado. Plasma una estética cargada de símbolos y fue producido y diseñado por un herrero famoso, José Theneé, y construido por los alumnos de la Escuela Industrial; obra exhibida en la Exposición Industrial del Centenario que se hizo en Palermo.

El rústico portón de hierro construido por la Escuela.Hugo Mouján

En fin, el museo funciona como lugar de aprendizaje y solo se abre a pedidos estudiantiles o al público en La Noche de los Museos; aunque se evalúa abrirlo una vez al mes para lo cual habría que registrarse previamente. ¡Habrá que esperar!

“La escuela es pionera en la visión de un país industrializado que se inició en 1880 cuando Argentina comienza a ubicarse como potencia. Otto Krause plantó la idea sobre cómo la educación podía formar aprendices técnicos acordes con la innovación. Y hoy somos la cabeza de todas las escuelas técnicas y sabemos que estamos a la vanguardia en muchos aspectos y que somos mirados por otras instituciones”, expresaron la rectora Marisa Casares y el vicerrector Daniel Espósito.

El vicerrector Daniel Espósito y la rectora Marisa Casares.Hugo Mouján

En cuanto al cupo femenino –dado que durante muchos años fue un espacio para varones–, señalaron que en la década del 80 empezó a cambiar. “Algunas mujeres se fueron asomando a algunas especialidades, pero eran poquitas, sobre todo en técnicas blandas como administración, gestión, publicidad, diseño de indumentaria… Ahora, no diría que estamos mitad y mitad, pero sí muy cerca de eso. Incluso en disciplinas como construcciones y química. Es un tema zanjado, es más, la materia educación física es mixta”, afirmó Casares.

Una clase en 1932.Diario La Prensa

Por la descomunal labor pedagógica que desarrollan y la magnitud de todo lo que encierra esta manzana krauseana en lo formativo, además del Museo, siempre resultan insuficientes los recursos. Por esto, quienes tienen el compromiso directivo de seguir siendo protagonistas educativos, no dudan en apelar a las entidades e instituciones y a la responsabilidad social empresaria para que apoyen sus desarrollos por medio de patrocinios o mecenazgos.

Uno de los patios, entre el ala de teoría y el ala de tallares.Hugo Mouján

“Necesitamos la colaboración de instituciones externas que colaboren con el Museo y les pedimos apoyo a empresas y fundaciones para mantener vigente el valor de este capital cultural que tenemos. El museo vivo y el laboratorio fueron objetivos del fundador pensando en los estudiantes”, enfatizó Espósito. “Aquí estamos formando chicos para el futuro y si bien vale añorar, tenemos que mirar las nuevas tecnologías”, agregó.

Conmutador telefónico con clavijas, circa 1920.Museo Tecnológico Eduardo Latzina

“Amamos la escuela técnica como concepto y también el lugar donde estamos. Los docentes krauseanos que llevan acá muchos años no dudan cuando hay que resolver y hacer poniendo esfuerzo, tiempo y hasta dinero… ¡Siempre lo hacen! Ellos aman el Otto Krause mucho más”, concluyó Casares.

Revista Lugares

Conocé The Trust Project

También puede interesarte

Conmoción: detuvieron a un policía retirado de Corrientes ante la sospecha de ser quien se llevó a Loan

La declaración indagatoria de Laudelina Peña, la tía de Loan, tuvo rápidas consecuencias en la investigación. Hace instantes,...

Por un salario no tan mínimo

Con la inflación interanual de tres dígitos haciendo sombra a todas las variables económicas, este jueves se define...

Se hará el primer censo swinger del país: qué se busca y cuál es el requisito indispensable para participar

La Asociación Swinger Liberal Argentina quiere saber cuántos son y dónde viven. Buscan medir el alcance de la...

Rosendo Fraga: «Para Milei es más importante Elon Musk que Trump»

El historiador Rosendo Fraga sostuvo que lo mas probable es un triunfo de Trump, pero no descartó un posible...