Menos intercambio comercial con Brasil

Compartir:

El intercambio comercial con Brasil desaceleró en mayo, en tandem con la profundización de la recesión interna. Argentina mantuvo un leve superávit en la relación bilateral pero a costa de la crisis: las importaciones cayeron 42,7 por ciento interanual en mayo (una magnitud que sólo es comparable con el mayo pandémico de 2020) mientras que las exportaciones retrocedieron 3,9 por ciento, y en el año se muestran estables. Los especialistas advierten que en 2024 el comercio bilateral cerrará relativamente equilibrado dado el contexto de debilidad de la actividad interna, que no alcanza a contrapesar al derivado de la apreciación real del tipo de cambio.

El comercio con Brasil desaceleró en mayo y profundizó así una tendencia que venía mostrando en los dos meses previos. Medido como la suma de exportaciones e importaciones, el monto en operación alcanzó los 2.214 millones de dólares versus 3.077 millones en mayo del año anterior, una caída del 28 por ciento. Los datos surgen de un informe de Cámara Argentina de Comercio y Servicios (CAC) que remarca la merma de las importaciones argentinas como relevante para explicar esa tendencia, en tanto que las exportaciones hacia Brasil siguen una trayectoria estable. La recesión interna se manifiesta en un parate de las compras de las empresas locales a Brasil (en marzo el comercio bilateral se retrajo 14,5 y en abril 9,5 por ciento).

Por otro lado, Argentina registró en mayo otra vez un ligero superávit comercial de 23 millones de dólares, el tercero consecutivo luego de los balances positivos en marzo y abril (cercanos a los 115 millones de dólares). En los primeros cinco meses del año acumuló un superávit de 58 millones de dólares, que se contrapone con el déficit de 2.482 millones de dólares en igual tramo de 2023 cuando la economía todavía crecía. Como siempre, una recesión interna resulta funcional a la acumulación de divisas.

Pero los datos de caída de las importaciones provenientes de Brasil resultan preocupantes como orden de magnitud de la crisis interna: en mayo las importaciones totalizaron 1.095 millones de dólares y se redujeron en un 42,7 por ciento interanual. Fue el décimo mes consecutivo de caída interanual de las importaciones argentinas y la peor baja desde mayo de 2020 (55 por ciento anual), según consignó la consultora Abeceb. En el acumulado del año, en tanto, retrocedieron 33,1 por ciento interanual.

Se registraron profundas caídas en el rubro de partes y accesorios de vehículos automotores (32,1 por ciento), mientras que las compras de vehículos finales bajaron 18,7 por ciento. El rubro de la metalmecánica tuvo un desempeño mixto, según la consultora, con una caída fuerte en el rubro mineral de hierro y derivados (30 por ciento). Por el contrario, se observaron fuertes subas en los productos laminados de hierro o acero sin aleación (chapados o revestidos, 197 por ciento interanual), en productos laminados planos de acero aleado (257,7 por ciento) y productos laminados de hierro o acero sin aleación (610 por ciento).

Por su parte, las exportaciones argentinas a Brasil alcanzaron los 1.119 millones de dólares en mayo, es decir una caída del 3,9 por ciento interanual que contrastó con las subas registradas en abril y marzo (+2,8% ia). En el acumulado del año, tuvieron una suba del 1,2 por ciento anual, remarca Abeceb. Esta baja correspondió principalmente con menores ventas de vehículos automotores de pasajeros, motores de pistón y sus partes, productos residuales de petróleo y materiales relacionados, y polímeros de etileno. En tanto que el sector agro tuvo un rol expansivo para las exportaciones argentinas, con excepción del segmento de leche y lácteos excepto manteca y queso. A su vez se sintió el fin de la sequía en las compras vinculadas al agro, dado que cayeron a apenas unos 13,8 millones de dólares las importaciones de soja.

Para lo que resta del año se espera que los niveles de importación se mantengan en niveles relativamente bajos en perspectiva histórica, en un contexto de debilidad de la actividad interna, señalan desde Abeceb. Este efecto dominaría por sobre la apreciación cambiaria derivada de un tipo de cambio oficial que se mueve por debajo de la inflación y de un real brasileño relativamente más depreciado. Por otro lado, la economía brasilera se espera que crezca 1,9 por ciento anual en 2024, desacelerando su crecimiento con respecto a 2023, pero mejorando perspectivas respecto a meses previos. 

También puede interesarte

La Anmat prohibió la elaboración y venta de un aceite de oliva y una marca de galletas de arroz

La Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (Anmat) prohibió la elaboración, fraccionamiento y comercialización en todo...

Javier Mascherano también salió a defender a Enzo Fernández por los cánticos racistas: «Ya se disculpó»

El entrenador de la Selección argentina Sub-23, Javier Mascherano, se sumó a las voces que salieron a respaldar...

Los tipos de IA que más impactan en la vida cotidiana

La inteligencia artificial (IA) se ha convertido en un tema omnipresente. Se habla de ella en...