Alerta en Alemania por un ataque a puñaladas en una manifestación de la extrema derecha

Compartir:

BERLIN.- La policía alemana informó que disparó e hirió a un hombre armado con un cuchillo que atacó a varias personas en una manifestación de extrema derecha en la ciudad de Mannheim, en el suroeste del país.

Imágenes en las redes sociales mostraban a un hombre con barba atacando con un cuchillo a la gente en la plaza Marktplatz del centro de la ciudad. Según las imágenes, una persona parece ser apuñalada en la pierna y un policía que intenta intervenir recibe un corte en el cuello. En consecuencia, otro policía dispara al atacante y lo neutraliza.

“Se utilizó un arma de fuego contra el atacante”, dijo la policía de Mannheim en un comunicado. Un helicóptero de rescate acudió al lugar y los tranvías de la zona habían sido suspendidos.

Una transmisión en vivo hecha desde el mismo lugar por el político conservador y activista antiislam, Michael Stuerzenberger, mostró al hombre de 59 años preparándose para dirigirse a una pequeña multitud. Según la prensa alemana, Stuerzenberger resultó herido, aunque la noticia aún no fue confirmada por la policía.

No había información disponible sobre la identidad o los motivos del atacante.

Las imágenes del video llevaban una marca de agua vinculada a la gira antiislámica “Open Eyes” de Stürzenberger.

Stürzenberger, de 59 años, que se describe a sí mismo como periodista crítico con el Islam, ha sido miembro de varias organizaciones de extrema derecha contrarias al Islam, entre ellas el movimiento Pegida, que celebra marchas periódicas en ciudades especialmente del este de Alemania.

Sturzenberger también había presidido un pequeño partido, luego disuelto, Die Freiheit. Es autor de un blog anti-islámico, que se hizo conocido en toda Alemania gracias a una petición popular contra la construcción de una mezquita en Múnich.

Agentes de policía se despliegan durante un incidente en la plaza del mercado de Mannheim. Un atacante armado con un cuchillo que hirió a varias personas en una plaza del mercado de la ciudad de Mannheim, en el suroeste de Alemania, ha sido abatido por la policía.Rene Priebe – DPA

Los medios alemanes lo describen como un “activista político islamófobo”. Fue condenado dos veces: una por insultar a un oficial y otra por incitar al odio y denigrar las enseñanzas religiosas. De 2013 a 2022, la Oficina Estatal de Baviera para la Protección de la Constitución incluyó a Stuerzenberger en el capítulo “Islamofobia relevante para la protección de la Constitución”.

El hecho se produce en la recta final de una campaña para el Parlamento Europeo en la que el partido de extrema derecha Alternativa para Alemania (AfD) ha hecho campaña en parte sobre lo que el partido dice que es el peligro que plantea la inmigración procedente de países musulmanes.

La preocupación por la violencia política se acentuó en el país en el último mes, debido a una serie de ataques a funcionarios electos: a principios de mayo, una destacada política de Berlín fue atacada violentamente y sufrió heridas en la cabeza y el cuello.

Frankziska Giffey, la responsable de Economía de la ciudad, exalcaldesa y exministra federal, fue agredida en un acto en una biblioteca de Berlín por un hombre que se le acercó desde atrás y la golpeó con una bolsa que contenía un objeto pesado.

ARCHIVO – La entonces alcaldesa de Berlín Franziska Giffey asiste a un acto de recuerdo por las víctimas homosexuales del Holocausto, en Berlín, Alemania, el miércoles 25 de enero de 2024. Markus Schreiber – AP

Una semana antes, Matthias Ecke, un candidato del partido del canciller alemán, Olaf Scholz, sufrió una golpiza en la ciudad oriental de Dresde cuando hacía campaña para los comicios del mes que viene al Parlamento Europeo y necesitó cirugía.

Esa misma semana, un político de 47 años del partido alemán los Verdes fue agredido por dos personas cuando colocaba carteles electorales en Dresde.

Los incidentes han avivado las tensiones políticas en Alemania. Partidos de gobierno y oposición dicen que sus miembros y seguidores han enfrentado una oleada de agresiones físicas y verbales en los últimos meses, y han pedido a la policía que redoble la protección de políticos y mítines electorales.

Un partidario de Alternativa de extrema derecha para Alemania (AfD) lleva un letrero que dice «Dios ama a la AfD y la AfD ama a Dios» durante la última campaña electoral del partido en Berlín el 24 de septiembre de 2021TOBIAS SCHWARZ – AFP

Los partidos tradicionales acusan al partido de ultraderecha Alternativa para Alemania (AfD) de tener lazos con grupos neonazis violentos y fomentar un clima político de intimidación. Uno de sus líderes, Bjoern Hoecke, está en juicio ahora por utilizar un lema nazi ilegal.

Se espera que AfD, que hace campaña contra la inmigración y la integración europea, gane presencia en el Parlamento Europeo y en las elecciones de Sajonia y otros dos estados orientales alemanes en otoño.

En más de la mitad de los países europeos, los partidos de extrema derecha ya representan la segunda fuerza política, lo que los coloca a las puertas del poder. En Francia, la Reunión Nacional (RN) de Marine Le Pen llega incluso primera en los sondeos para las elecciones europeas previstas para junio de 2024. La ultraderecha integra coaliciones de gobierno en Suecia, Finlandia, Letonia, y acaba de incorporarse el gobierno de Eslovaquia. Desde hace un año, un partido post-fascista dirige los destinos de Italia, mientras que Alternativa para Alemania (AfD) ya representa la segunda fuerza política del país.

Personas participan en una contramanifestación organizada por «Duesseldorf stellt sich quer» contra un mitin de Alternativa para Alemania (AfD) contra un refugio para refugiados previsto. Henning Kaiser – dpa

Considerado el elemento determinante del voto por la ultraderecha, la cuestión inmigratoria se ha convertido en un rompecabezas para los gobiernos continentales y en un instrumento de presión para los enemigos del bloque. El avance de la derecha radical ya incita a todos los responsables europeos a endurecer sus políticas migratorias.

Después de haber abierto sus puertas, sobre todo durante la crisis migratoria de 2015, Alemania también imprimió a comienzos de mes un profundo cambio a su política migratoria. Ahora, el gobierno del canciller Olaf Scholz quiere acelerar las expulsiones y endurecer las condiciones para acceder al agrupamiento familiar. También reducirá la financiación consagrada a la acogida de los migrantes.

Agencias AP, AFP y Reuters

LA NACION

Conocé The Trust Project

También puede interesarte

Conmoción: detuvieron a un policía retirado de Corrientes ante la sospecha de ser quien se llevó a Loan

La declaración indagatoria de Laudelina Peña, la tía de Loan, tuvo rápidas consecuencias en la investigación. Hace instantes,...

Por un salario no tan mínimo

Con la inflación interanual de tres dígitos haciendo sombra a todas las variables económicas, este jueves se define...

Se hará el primer censo swinger del país: qué se busca y cuál es el requisito indispensable para participar

La Asociación Swinger Liberal Argentina quiere saber cuántos son y dónde viven. Buscan medir el alcance de la...