La Ley Bases quedó lista para ir al recinto con reforma laboral incluida y el foco vuelve a la votación por artículos

Compartir:

El Gobierno de Javier Milei consiguió el dictamen de mayoría para el proyecto de Ley Bases que incluye una reforma laboral «light» tras aceptar numerosos cambios reclamados por la oposición y la iniciativa quedó lista para ser tratada en el recinto la semana próxima, aunque el oficialismo necesitará ordenar la votación artículo por artículo luego de la fallida experiencia anterior, un tema que preocupa a los bloques dialoguistas.

La iniciativa obtuvo dictamen con 61 firmas en las comisiones de Legislación General, de Asuntos Constitucionales y de Presupuesto y Hacienda y quedó lista para la sesión que se llevará a cabo el lunes a partir de las 11:00 y continuará el martes. En paralelo a la Ley Bases se tratará la reforma fiscal que también tiene consenso para obtener dictamen.

Para asegurarse el acuerdo con la oposición dialoguistra el Gobierno accedió a dejar afuera la privatización del Banco Nación, entre muchos cambios que transformaron el proyecto respecto de su versión original.

A pesar de ello, entre las 61 firmas hubo varias en disidencia por parte de la UCR y de algunos diputados de Hacemos Coalición Federal, debido a que persisten algunas diferencias sobre temas puntuales, entre ellos algunos artículos de la reforma laboral o del Régimen de Incentivo a las Grandes Inversiones (RIGI).

Si bien todos coinciden en que esto no pone en peligro, por ahora, la aprobación de la Ley Bases (en parte debido al agotamiento que acusan los diputados luego de 4 meses de negociaciones) sí obliga al oficialismo a poner el foco nuevamente en la votación en particular para que ninguno de los artículos que el Gobierno considera clave no «caigan» y frustren todo el paquete, como ocurrió en el verano.

Avanza la Ley Bases: ¿por qué vuelve a ser clave la votación particular?

«A mí me preocupa cómo vamos a llevar adelante la votación en particular«, se sinceró ante iProfesional un influyente diputado de la oposición dialoguista. «Eso lo tiene que manejar el presidente», agregó en referencia a Martín Menem. Todos recuerdan que esto fue lo que hizo naufragar la primera versión de la Ley Bases luego de haber tenido la aprobación en general.

La Ley Bases tuvo dictamen de mayoría en un plenario de comisiones y se tratará en el recinto durante el lunes y el martes

Por estos días, la preocupación pasa por no repetir aquella experiencia. «Si se vota en contra un artículo no pasa nada, seguimos adelante, pero si son tres seguidos como pasó la otra vez eso es un rechazo total porque empieza el efecto cascada», reflexionó otro legislador.

Menem comparte esa preocupación. Según supo iProfesional, horas antes del dictamen el presidente de la Cámara baja advirtió a los jefes de bloque que no convocaría al plenario de comisiones que se llevó a cabo este jueves si no le garantizaban la aprobación de la mayoría de los artículos.

Una de las alternativas que se conversó en los últimos días fue que «se vote por capítulos, sin entrar en cada artículo» como se hizo la vez anterior, según adelantó a este medio una de las fuentes consultadas. Los artículos (que bajaron a 232 en la nueva versión de la Ley Bases) no se abriría «salvo en aquellos donde haya diferencias puntuales».

Sin embargo, esto podría ocurrir con algunos puntos del paquete fiscal, como el blanqueo de capitales -al que un sector de la oposición cuestiona por demasiado laxo- o con el capítulo de «modernización laboral», donde el tema de los aportes obligatorios a los sindicatos todavía genera diferencias. Con el dictamen firmado y las disidencias que todavía existen, la votación en particular vuelve a ser clave.

¿Cómo quedó la reforma laboral y cuál es el punto que sigue sin consenso?

A pesar de que el presidente Javier Milei le restó importancia horas antes a su aprobación y desafío al Congreso a que la «tire» abajo porque, según dijo, él avanzará igualmente con su gestión, el oficialismo cuenta con el apoyo del PRO, la UCR, Hacemos Coalición Federal y bloques provinciales, que negociaron hasta último minuto los numerosos cambios que sufrió el proyecto respecto de su versión original.

No obstante, entre los bloques dialoguistas persisten algunas diferencias en temas puntuales, lo que llevó a la UCR y a diputados de la Coalición Cívica, que integran el bloque Hacemos Coalición Federal, a firmar en disidencia, mientras que otros legisladores de ese mismo espacio que encabeza Miguel Pichetto directamente presentaron dictámenes propios en minoría.

Pese al nuevo desafío de Milei, la Ley Bases tiene consenso opositor aunque la votación particular vuelve a ser la clave

Algunas de las diferencias centrales pasan por la reforma laboral que si bien se incluyó en la Ley Bases, finalmente quedó más acotada de lo que preveía hacer Milei en el «mega DNU» y también de lo que había planteado la UCR, cuya propuesta no tenía consenso en el PRO ni de Hacemos Coalición Federal.

Para lograr un acuerdo que permitiera tener un dictamen de mayoría (porque en caso contrario se hubiese impuesto el dictamen de rechazo de Unión por la Patria), hubo reuniones en la noche anterior con funcionarios del Gobierno y allí se decidió combinar las propuestas del oficialismo, el PRO, la UCR y Hacemos Coalición Federal.

Así, el capítulo de «modernización laboral» contempla la derogación de multas por falta de registración laboral (que tendrá otro tipo de sanciones dependientes de una sentencia judicial firme y un mecanismo de denuncia más ágil por medios electrónicos), la extensión del período de prueba a seis meses (hoy son tres) y el fondo de cese laboral y el seguro de desempleo como reemplazo del sistema de indemnizaciones, sujeto al acuerdo entre las partes en cada actividad.

El punto más conflictivo es la eliminación de los aportes obligatorios a los sindicatos, un tema muy resistido por la CGT debido a que constituye una de las principales fuentes de financiamiento de los gremios. Para lograr consenso, se decidió dejar esto afuera del proyecto pero la UCR insistirá con su inclusión durante el tratamiento en el recinto. El jefe de Hacemos Coalición Federal, Miguel Pichetto, fue uno de los que insistió en su eliminación.

¿Cuáles son los otros puntos que siguen en discusión entre los dialoguistas?

La decisión de dejar afuera la privatización del Banco Nación saldó una diferencia importante con el bloque Hacemos Coalición Federal, donde varios diputados estaban dispuestos a votar en contra de ese punto cuando el proyecto llegara al recinto.

No obstante, los socialistas santafesinos y Margarita Stolbizer que forman parte de esa bancada firmaron un dictamen propio debido a su desacuerdo con el capítulo sobre el Régimen de Incentivo a las Grandes Inversiones (RIGI). «No garantiza que no haya lavado de dinero», señaló Mónica Fein al respecto.

La diferencias que quedan deberán resolverse en el recinto y eso pone la expectativa en la votación particular

La Coalición Cívica, en tanto, hizo lo mismo a pesar de que coinciden «en muchos temas con el dictamen de mayoría». Sin embargo, sus diputados no están de acuerdo con la delegación de facultades a Milei «para reestructurar el Estado».

En tanto, pese a apoyar en general el dictamen la UCR firmó en disidencia por varias cuestiones. Además de la eliminación de los aportes obligatorios a los sindicatos que insistirán con que se incluyan en el capítulo laboral, reclaman por la incorporación del impuesto al tabaco en igualdad de condiciones para todas las empresas del sector, algo que figuraba en la primera versión y luego el Gobierno dejó afuera y también mantiene diferencias con el RIGI.

El radicalismo está de acuerdo con que haya beneficios impositivos y cambiarios para atraer grandes inversiones pero considera que es necesario contemplar también a las economías regionales y considera que, para ello, se deben incluir «inversiones de montos sensiblemente menores a los 200 millones de dólares» que establece el proyecto.

Además, el sector del radicalismo más duro con el Gobierno adelantó que no votará a favor de ninguna delegación de facultades legislativas para el Poder Ejecutivo, un punto central de la Ley Bases.

¿Cuáles son los principales cambios a la Ley Bases que aceptó el Gobierno?

Luego de 4 meses de negociaciones y del paso fallido por el recinto en febrero pasado, la Ley Bases sufrió numerosas modificaciones respecto de su primera versión original, muchas de las cuales se discutieron hasta el último momento. Entre ellas estuvo la eliminación del Banco Nación de la lista de empresas públicas que podrías ser privatizadas, que se decidió mientras las comisiones debatían.

De esta manera, quedarán 4 empresas con destino a privatización y 5 para privatización o concesión, entre las que se destacan Aerolíneas Argentinas, Radio y Televisión Argentina e Intercargo (en el primer listado), AySA, Correo Argentino y Corredores Viales (en el segundo listado).

La Ley Bases original tuvo numerosos cambios que el Gobierno concedió para facilitar el acuerdo

En la nueva versión también se acotaron las emergencias públicas sobre las cuales se apoya la delegación de facultades legislativas a Milei tanto en cantidad como en plazo: serán solo en materia administrativa, económica, financiera y energética y por el término de un año.

La delegación de facultades tiene como base principal «reducir el sobredimensionamiento de la estructura estatal a fin de disminuir el déficit, transparentar el gasto y equilibrar las cuentas públicas» y, en ese marco, el Poder Ejecutivo podrá modificar o eliminar competencias de órganos u organismos de la administración central, así como reorganizarlos o transferirlos a las provincias «previo acuerdo que garantice la debida asignación de recursos».

No obstante, en la negociación con la oposición el Gobierno aceptó excluir de estas facultades la intervención en «las universidades nacionales, los órganos u organismos del Poder Judicial, Poder Legislativo, Ministerio Público y todos los entes que de ellos dependan». Asimismo tampoco «podrá disponer la disolución» de un conjunto de organismos, entre ellos, CONICET, ANMAT, INCAA, CONAE, ENACOM, INTA.

En cuanto a los fondos fiduciarios, el tema que derivó en la caída de la primera versión de Ley Bases, el Gobierno aceptó que si son eliminados se respete el origen de los fondos, es decir, si los recursos provinieran de un impuesto coparticipable, la eliminación haría que vuelvan a la masa coparticipable y no al Tesoro.

¿La Ley Bases tienen más o menos chances de ser aprobada en esta oportunidad? 

La Ley Bases se tratará a partir del próximo lunes, junto con el proyecto de Medidas Fiscales que contempla la moratoria fiscal, el blanqueo de capitales y la restitución del Impuesto a las Ganancias de la cuarta categoría, cuyo mínimo no imponible será de $1,8 millones de salario bruto para solteros y $2,2 millones para casados, con actualización semestral. Este fue otro de los cambios que aceptó el Gobierno, que proponía una actualización anual.

La sesión será maratónica y todavía resta definir si habrá cuarto intermedio luego de la votación en general como se hizo en la oportunidad anterior. En cualquier caso, tanto el oficialismo como la oposición dialoguista confían en que esta vez todo el paquete resultará aprobado, algo que además desean por el agotamiento que manifiestan.

La oposición dialoguista quiere aprobar la Ley Bases para que Milei «no tenga más excusas» para tensionar con el Congreso

«Todos quieren que esto salga de una vez y vaya al Senado así el Gobierno tiene la herramienta que pide, no tiene más excusas y nosotros empezamos a tratar otros temas», señaló un diputado ante iProfesional que no ocultó su hartazgo. Son muchos los que se expresaron de la misma manera en los pasillos durante los últimos días.

Por esa razón los más experimentados quieren organizar de antemano la votación en particular, para que las disidencias que todavía existen no frustren nuevamente la aprobación del proyecto, más allá de que existen dudas sobre lo que pasará en el Senado. Según supo este medio, varios legisladores creen que podría volver a Diputados con más modificaciones y algunos artículos rechazados.

No obstante, en la Cámara baja el consenso en torno a la Ley Bases con la reforma laboral incluida es más amplio que el que se vio durante la frustrada sesión de febrero, incluso a pesar de las diferencias que se mantienen. La oposición dialoguista tiene una voluntad explícita de darle finalmente a Javier Milei la aprobación de esta iniciativa para pasar luego a otras discusiones.

También puede interesarte

Alerta amarilla por nevadas en Mendoza: qué zonas están afectadas

Se esperan nevadas persistentes en algunas zonas de la provincia mendocina, según el pronóstico del tiempo.18 de julio...

Menos actividad, menos aumentos

El índice del costo de la construcción (ICC) en el Gran Buenos Aires --CABA y 24 partidos del...